sábado, 4 de marzo de 2017

Árboles del Santuario de Misericordia



         Antes de que existiera el pinar que, como hemos comentado, se plantó en el primer tercio del siglo XX, los árboles que conferían su principal aspecto, junto con las numerosas fuentes, se agrupaban en torno al edificio del Santuario de Misericordia.
         Pero los árboles, como las personas, crecen y mueren, unas veces por causas naturales y otras por efecto de accidentes diversos, sin olvidar la furia arboricida que nos aqueja los humanos.

         Los de cierta edad recordarán la caída de este hermoso ejemplar que se alzaba en el llamado Paseo Verde, junto al bar. Se derrumbó, dejando al aire sus raíces y hubo que trozearlo “in situ”.





         El paseo se mantiene pero, probablemente, los árboles existentes no sean los mismos que en los momentos que reflejan estas imágenes que nos ha remitido y damos a conocer hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada