jueves, 16 de marzo de 2017

Sobre el retrato de Fernando VI en la Casa Consistorial de Borja


         La galería de retratos del Salón de Reyes de la Casa Consistorial de Borja reviste de singular interés, no tanto por la calidad individual de cada uno de sus lienzos, sino por el propio conjunto y por el hecho de ser una de las pocas, de estas características, conservadas en Aragón. Nuestro Centro pretende dedicarle una publicación próximamente, en la que se darán a conocer los últimos descubrimientos realizados por el Dr. D. Alberto Aguilera.

         Hoy, siguiendo el comentario sobre la presencia de obras de nuestra ciudad en la exposición “Pasión de la libertad. La Zaragoza de los Pignatelli”, queremos referirnos al retrato de Fernando VI que aparece reproducido en el catálogo de la muestra, dentro de un importante artículo de D. José Ignacio Calvo Ruata, titulado “Sobre pintura y pintores en el Aragón ilustrado”. 




         Destaca allí el hecho de ser una obra firmada por Miguel Jerónimo Lorieri que, junto a Francisco del Plano, intervino en la realización de las dos pinturas que decoran la capilla de San Agustín de la Seo zaragozana. Fueron artistas que utilizaron “unos planteamientos cromáticos renovadores, de tonalidades más alegres” que preludiaban “corrientes decididamente dieciochescas”. Señala, asimismo, que en Aragón escasean las obras suyas que hayan perdurado y estén bien documentadas. De ahí el interés de este retrato, aunque corresponda a una etapa de decadencia del artista, pues está firmado en 1746, tres años antes de su fallecimiento que, por otra parte, no se produjo a una edad avanzada, pues murió a los 60 años.



         Lo que ignorábamos es que Lorieri era cuñado de Juan Zabalo, un pintor que trabajó en Borja para los dominicos y del que es experto José Ignacio Calvo. Aunque no recordamos, en este momento, que existan datos concluyentes, intervino en la realización del retablo mayor de la iglesia conventual y le son atribuidas otras obras como este San Vicente Ferrer del Museo de la Colegiata.



         O la representación del Concilio de Trento que se exhibe también en la sala VIII del citado museo y que estuvo presente en edición de las Edades del Hombre, con ocasión del centenario de Santa Teresa de Jesús. Hay obra suya también en la colegiata de Santa María y en Santa Clara, por lo que se hace acreedor a un libro que dé a conocer toda su producción artística en nuestra ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada